lunes, 26 de diciembre de 2016

AGAETE ES FIESTA, EL DÍA DEL TURISTA, AÑOS SETENTA DEL SIGLO PASADO.

Día del Turista 1976

Es difícil  concebir una imagen de la Villa  sin que tenga que ver con alguna fiesta, Agaete es un pueblo fiestero por excelencia.
En febrero de 1971, al presidente de centro de iniciativas turísticas comarcal, hombre apasionado por su pueblo y notable escultor D. José de Armas Medina y al entusiasta Alcalde, D. José Antonio García Álamo, se les ocurre que siendo Agaete el rincón turístico de la zona norte y el previsible aumento de visitantes, tras la finalización de las nuevas infraestructuras ya en marcha, nueva carretera a Las Palmas por el "Rincón" y el puente de la cuesta Silva ya en proyecto, que reducirá el tiempo de traslado desde Las Palmas a la mitad, crear una nueva fiesta. Que mejor fiesta que la de homenajear a quienes empezaban a visitarnos para disfrutar de nuestra sencillez y nuestros paisajes y así poder demostrarles nuestra hospitalidad, amabilidad y simpatía, como reclamo con vistas a un futuro desarrollo turístico.

Asadero popular de sardinas en las Nieves, con motivo del día del turista 1976.

Los primeros visitantes de aquellos años y que pasaban largas temporadas en la villa, eran mayoritariamente personajes bohemios europeos y hippies norteamericanos y canadienses.
Se buscó unos cuantos de esos primeros visitantes, como eran algo desaliñados, se les adecentó y se organizó la fiesta.
El jolgorio comenzaba a media mañana en la plaza, donde eran recibidos los turistas al son de pasodobles de nuestra pintoresca y popular banda de Agaete. Las jóvenes del pueblo ataviadas con trajes típicos, les entregaban claveles y otros obsequios, a continuación se izaban en el frontis de la iglesia las banderas de los países de los homenajeados, los primeros años al son del himno nacional y más tarde del pasodoble islas Canarias.
Reparto de obsequios a los visitantes. Día del turista 1976.

Ante el sonido de la banda y los voladores, el "goleor" pueblo iba bajando a la plaza, sobre el medio dia ya no cabía un alfiler. A continuación la nutrida comitiva a ritmo de pasacalles de la banda, emulando a la película de Berlanga, "bien venido mister Marshall", se dirigía a las Nieves, donde tenía lugar un asadero popular de sardinas frescas de Agaete, acompañadas de papas arrugadas, mojo, huevos sancochados y abundante vino del país, al menos eso ponía en el garrafón, todo en medio de un ambiente típico canario. A los postres, paseo de los turistas por la avenida en los camellos de "Seíto" y vuelta para el pueblo, donde los agasajados y autoridades eran obsequiados con un almuerzo en el "huerto de las flores" si el tiempo lo permitía y si no en la "casa de Chano Sosa", actual Centro Cultural, donde el alcalde se dirigía en ingles a los turistas y autoridades presente. 



El entonces presidente del Cabildo, Lorenzo Olarte, hincándole los dientes a una sardina. (1975)

Después del condumio, la comitiva y la banda se dirigían a la Plaza del pueblo, donde se procedía tras una "reñida" votación, a la elección de las misses, siendo elegidas aquel primer año de 1971, miss turista, la norteamericana, Janette Mathe, Miss simpatía la canadiense, Brenda Miller y miss Guayedra, la señorita Carlotta Paul, por ser la residente más antigua. La fiesta continuó hasta el anochecer con actuaciones folclóricas de los "Cebolleros" y nuestra popular banda de música.
El Eco de Canarias , sábado 27 de febrero de 1971.

La fiesta se celebró durante toda la década de los setenta, convirtiéndose en un referente en el calendario festivo de la isla correspondiente al mes de febrero, junto con el "entierro de la sardina" y nuestros bailes de carnaval. Se solía celebrar la semana del  entierro de la sardina y la miss turista elegida tenía el privilegio de pasear en camello durante la celebración del carnaval.

Señoritas del pueblo, que colaboraban en la fiesta, junto a los turistas a los que hacían de anfitrionas  (1976).

Durante los años posteriores la fiesta adquirió carácter provincial, participaban las entidades y órganos oficiales de la isla,  no faltaban a la cita los consejeros y presidente del Cabildo, delegados provinciales de Turismo y  los alcaldes de la zona norte entre otras autoridades. Aquellos primeros hippies de la primera fiesta, se transformó en centenares de turistas que llegaban en numerosas guaguas, procedentes de los hoteles de las Palmas y de la zona sur.
Los actos se complementaban con verbenas y actuaciones culturales, como la orquesta filarmónica de Las Palmas, Mary Sánchez, la agrupación San Cristobal y demás grupos folclóricos de reconocido prestigio.
Pegatinas en tela que se hicieron en 1972, sobre la fiesta, gentileza de Rafa Medina.

En la fiesta de 1973, fueron homenajeadas  dos personas que pasaron a formar parte de nuestra pequeña historia, la norteamericana Meggi Fleming, nombrada "Miss Simpatía", y la filandesa Urika Laurencomo, "miss Guayedra", ambas pasaron muchos años junto a nosotros. Meggi nos sigue acompañando en las fiestas, reencarnada en uno de los papaguevos más populares y Urika, tras más de treinta años de residencia en la villa, falleció, dejando decidido que sus restos reposaran para siempre en el cementerio de la localidad. 
Otro de aquellos jóvenes aventureros, amante de nuestra naturaleza, que llegaron a principios de los setenta del pasado siglo y que participó en aquellas primeras fiestas del turista, izando la bandera de su país, Dinamarca, es Ulrik Larsen, "Unrri" como es conocido, formó una familia en la villa y tras más de cuarenta años entre nosotros, ya es abuelo de dos "culetillos".

Meggi y su papaguevo.


 D. José de Armas Medina y  Urika Laurencomo "miss Guayedra" 1973.

Día del turista 1974, el Eco de Canaria.

1975


El Eco de Canarias 1977.

Para mi amigo UlriK.

Niña obsequiando a una turista, el Eco de Canarias 1978.

Miss turista 1973, el eco de Canarias.


"Agaete es fiesta", si, pero ademas es dolor, trabajo y sentimiento, paisaje y belleza, gente sencilla y entusiasta, amabilidad y alegría, Agaete es mar y montaña, humildad y grandeza, tierra de buenos amigos, un pueblo agradecido con quienes nos visitan.

viernes, 16 de diciembre de 2016

EL NACIMIENTO DE UN PUEBLO, LA TORRE DE AGAETE, 1481.

Recreación de la bahía de Agaete, hoy de las Nieves 1481.

Corría el año 1481, el avance y la ocupación por las huestes castellanas de la zona norte de la isla se les resistía, por un lado la complicada orografía, por otro los canarios de Doramas en el barranco de Moya y  los del Guanarteme de Agaldar en el de Silva, les impedían avanzar.
El gobernador Pedro de Vera, decide abrir un segundo frente por la retaguardia de Galdar.
Al amanecer de una mañana del mes de agosto de 1481, zarpan del Real de Las Palmas y bordeando la Gran Canaria, (posiblemente el 5 de Agosto) en el horizonte del Gayerte, aparecieron las silueta de dos carabelas, la "Buenaventura" y el "Buen Jesús", abordo unos ciento cincuenta hombres y unos treinta caballos. Tras saltar a tierra, probablemente en el lugar conocido como "el atracadero", en las proximidades del "roque partido o dedo de dios", según la tradición oral, la orilla estaba bastante más adentro de la actual y una enorme playa de arena negra llegaba hasta pasado el "dedo de dios". Vieron que  era lugar acomodado, con abundante agua, higuerales, bosques y ganado, el General Pedro de Vera decide construir una fortificación con el fin de establecer una guarnición permanente con la que hostigar Galdar y dividir en dos frentes a los hombres del Guanarteme.


Como se puede observar en esta fotografía de principios del siglo XX, una enorme playa de arena cubre la orilla hasta cerca de  Guayedra.



Los hasta entonces tranquilos canarios, asentados a lo largo de las laderas que bordean desde el mar todo el Valle de Agaete, ofrecieron seria resistencia, muchos mueren ante las potentes y desconocidas armas de los invasores, (desconocían el hierro) a lomos de unas grandes bestias llamadas caballos, que nunca habían visto antes y que les causaban pánico. Muchos huyen y se refugian en los riscos de Guayedra y Tamadaba.



"Pasó el gobernador a reconocer un lugar que decían El Gayete, a donde hasta entonces no había entrado cristiano ninguno; y entróles por fuerza de combate un gran risco que tenían y hubo entre ellos tal pelea que murieron muchos  canarios y salieron heridos algunos de los nuestros.(Jerónimo de Zurita 1562)"


Fotograma película Tirma.

Durante dos meses  estuvieron los cristianos construyendo una fortaleza, al parecer sobre los restos de algún antiguo asentamiento de portugueses o 
mallorquines traficantes de esclavos, cerca de la playa donde habían desembarcado.
Eran hostigados  permanentemente por los canarios, por lo que el Gobernador Vera mando talar todos los arboles e higuerales y arrasar las huertas que lo canarios tenían en los alrededores de la fortaleza, para despejar el terreno y evitar ser sorprendidos.




Estando ya espigadas las mieses, después de haber muerto algunos cristianos, se alzaron en las sierras; y el gobernador con toda su gente se fue al Gayete, y allí hizo una muy buena fortaleza; y entre tanto mandó talar todas las huertas y higuerales y panes; y en las peleas que hubo fueron siempre los canarios vencidos. 
(Jerónimo de Zurita 1562, Biblioteca Nacional.)

Hasta primeros de octubre de 1481, la guarnición estuvo haciendo entradas hacia el fondo del valle y hacia Guayedra, ocasionando mucho daño a los naturales, saqueando sus huertas y ganados.
Transcurridos dos meses desde su llegada, la fortaleza se encontraba terminada. Vera regresa al Real de Las Palmas con las dos naves y deja  treinta hombres y diez caballos en la fortaleza. 
Nombra Alcaide de la guarnición al joven Capitán Alonso Fernández de Lugo, de solo 25 años de edad.


El primer alcalde de la fortaleza de Lagaete, Alonso Fernandez de Lugo, 1456-1525.

Los pocos canarios que quedaron vivos después de las trágicas acometidas y saqueos de las tropas castellanas, someten a un asedio permanente la fortaleza, atacándola sin descanso, obligando a la guarnición a permanecer encerrada en ella, llegando a quemar la puerta de entrada en varias ocasiones, obligando a salir a los moradores para no perecer y combatir, resultando muchos heridos de pedradas, incluido el propio Capitán Alonso de Lugo. Pasaron hambre y se tuvieron que alimentar de hierbas, lapas y burgaos de la cercana playa, así consta en las declaraciones de varios testigos presenciales transcritas en  el juicio y autos de residencia que fue sometido Alonso de Lugo en 1508, y que estuvieron entre dos y cuatro años en la guarnición de la fortaleza. 
Manuscrito donde se hace referencia a la construcción dela fortaleza  la Gete (Agaete), Las cuentas de la conquista, archivo general de Simancas.

La víspera de la Candelaria, 1 de febrero de 1482, arrriba a la bahía de Agaete una carabela con 150 hombres, de los cuales 80 son aborígenes gomeros y doce caballos, al mando de Hernán Peraza, procedentes de la isla de la Gomera, donde habían recibidos la orden de los reyes de servir en la conquista de Gran Canaria. Al amanecer desembarcan y se dirigen a la fortaleza "que está cerca", donde son bien recibidos por el Alcaide Lugo, que no esperaba los refuerzos.


1 de febrero de 1482, llegada de Hernan Peraza con refuerzos de gomeros para la conquista de Gran Canaria.


Una vez el Gobernador Vera tiene conocimiento de la llegada de Peraza y sus gomeros, le ordena seguir en Laguete y hacer entradas al interior de la isla junto con los hombres de Alonso de Lugo, asimismo le comunica al Alcaide que de buen trato a Hernán Peraza y sus gentes.


Manuscrito anónimo, siglo XVII,  de la llegada de Peraza a Agaee. (B.N.E)

La fortaleza de Agaete ya cuenta con una guarnición de 180 hombres, armados de ballestas, espadas, lanzas y una veintena de caballos, inician correrías que ya se acercan a la corte del Guanarteme.
Pasado unos días, una noche, Lugo, con casi todos los hombres disponibles salen rumbo a Galdar y en un episodio no suficientemente aclarado por los historiadores, hacen prisionero al Guanarteme, Tenesor Semidan, capturan numeroso ganado y grano, trasladándolo a la fortaleza de Agaete. 
Enterado el gobernador Pedro de Vera de la importante captura, mandó llevarlo al real de Las Palmas, encontrándose en Bañaderos con las fuerzas de Vera, donde se repartieron el botín, llevándose este el prisionero. A partir de ese momento la resistencia a los conquistadores cae drásticamente, dominando Vera toda la isla en poco tiempo. El guanarteme,  para unos un traidor y para otros un gran estratega que evitó el sufrimiento inutil de su pueblo, ante un enemigo muy superior, fue llevado a la península, donde fue bautizado por los reyes, con el nombre de Fernando Guanarteme, firmó la paz y la sumisión a los conquistadores, a cambio recibió para él y los suyos el rico y fértil valle de Guayedra, participó en la conquista de Tenerife donde murió.
Y más o menos esta es la historia de cómo aquellos primitivos asentamientos aborígenes de los primeros tiempos, diseminados por el valle de Agaete, desde la costa hasta los Berrazales, y los hombres de una fortaleza a la orilla del mar, dan origen al actual pueblo de Agaete.



Agaete, años setenta del pasado siglo.

¿Y donde estaba o está esa  importante fortificación?.
Esa es la pregunta que los historiadores y arqueólogos no han resuelto de momento. 
No tenemos ningún dato científico y contundente de donde se encontraba la torre o fortaleza, pero sí muchos indicios. 
En el pueblo existen dos lugares con topónimo de "Casa fuerte" y "La torre", así mismo sobre el barranco del Puerto del Juncal, en la parte de Agaete hay un risco que le llaman "La Fortaleza". Podemos descartar el risco del barranco del Juncal, pudiendo ser perfectamente el origen del topónimo, por ser lugar de refugio y resistencia de los aborígenes en  algunas de las salidas de los castellanos, ya que en los alrededores había un importante asentamiento  indígena y túmulos funerarios.

El risco de "la fortaleza" en la actualidad, sobre el barranco del Puerto de Juncal. 

Pasó el gobernador a reconocer un lugar que decían El Gayete, a donde hasta entonces no había entrado cristiano ninguno; y entróles por fuerza de combate un gran risco que tenían y hubo entre ellos tal pelea que murieron muchos  canarios y salieron heridos algunos de los nuestros.(Jerónimo de Zurita 1562)

El nombre de "Casa Fuerte", dado a una finca con una construcción relativamente reciente, posiblemente sobre otras anteriores, sita en las proximidades del barranco de Agaete, desde la óptica militar para ser el primer asentamiento tiene en su contra; que la zona, como todo el centro del barranco de Agaete, en la época de la conquista era "tierra quemada", un mar de lava, que servía de cementerio a los aborígenes, por lo que hasta su desempedrado y relleno de tierras de las laderas, debió ser complicado transitar y menos con caballos, está algo alejada de la costa de desembarco y de la seguridad de tener los barcos a la vista para recibir avituallamientos, refuerzos o una salida o repliegue que los combatientes siempre tienen previsto. 
Era norma hacer las fortalezas cerca de las playas, para poder rechazar una posible llegada por mar de elementos hostiles.
En todo caso en las construcciones actuales de la "Casa Fuerte", se observa en lo que parece una torre, la utilización de abundante cantería de Galdar y canto blanco, cuyas canteras están en la zona denominada "cueva blanca", Troya, bastante alejada del lugar y su uso es muy posterior.


Lugar conocido como "Casa Fuerte".

La edificación conocida como "la Torre", lugar próximo al anterior, en la margen izquierda de la carretera de las Nieves, tiene los inconvenientes  de estar también lejos y fuera de la vista de donde fondeaban los navíos, dominada por las alturas por la parte posterior, bajo una ladera próxima, a ningún estratega, Vera y Lugo lo eran y de los mejores, curtidos en las batallas y construcción de fortalezas en la reconquista del reino de  Granada, se les ocurriría construirla en dicho lugar, donde el enemigo puede dominar las alturas colindantes. Es de significar que en la zona de Cataluña y Mallorca, se le llama "Torre", a segunda vivienda, chalet, casa de campo o playa, donde se suele pasar las vacaciones o los fines de semana, puede venir de ahí el topónimo. 


Lugar denominado "la Torre".


No se ha encontrado ningún documento o croquis que señale el lugar exacto donde se encontraba la histórica construcción, pero si tenemos muchos testimonios, indicios claros que apuntan en una determinada dirección.
En la transcripción documental del deslinde de Guayedra de 1512, se dice:

"E despues de lo susodicho en el dicho dia mes é año susodicho en presencia de mi dicho Escribano é de los testigos despues escritos que estando en termino de Aguaete en el lomo que sube dende un
camino que está ensima de risco alto que está junto frontero de la torre del dicho Pueblo de Aguaete estando presentes los dichos Michel é Salbador é Juan Benito amoxonadores é deslindadores puestos por el mismo Gobernador los cuales dijeron que so cargo de juraniento que el dicho Gobernador les había tomado que era la linde con mojones antiguos del Valle de Guajayeda en el termino redondo que Dn. Fernando Guadarteme é su yerno el dicho Miguel de Trexo tenia é poseia antiguamente que le fue dado desde el lomo que al presente estabamos é teniendo los pies que había nombre Antigafo.... amoxonadores pusieron é amoxonaron desde abajo en el canto del risco de la mar un moxón, é luego hacia arriba en otro lomillo, otro moxon é mas al encima.......". 


Es algo complicado interpretar esto, pero habla de que los "amojonadores"están en un lomo sobre el camino que está en frente de la torre de Agaete, a los pies del roque Antigafo. Puesto que el camino viejo a Las Nieves, comenzaba donde hoy se encuentra el restaurante "Dedo de Diós", y el deslinde es desde el mar, el documento apunta inequívocamente a que la Torre esta en las cercanías de la playa. 

El antiguo camino viejo a las Nieves, según el deslinde de Guayedra , comenzaba en el frontis de la Torre de Agaete, foto FEDAC finales siglo XIX.


Ademas existe una tradición oral  ademas de  escrita, que sitúan los restos de la fortaleza en los alrededores del "muelle viejo" y que se pierden  a finales del siglo XIX, tras la construcción del muelle y edificios aledaños. La primera nos la da D. Pedro Agustín del Castillo, en su libro publicado en 1739, "descripción Histórica y geográfica de las islas Canarias", pagina 203:



Detalle de fotografía de las Nieves de finales del siglo XIX, observese la construcción de dos pisos a la izquierda de la foto, ¿Se refiere del Castillo a esa?.

Dice Del Castillo; "mantienese, que los restos de la torre de Lugo, fue el primer cuerpo de la primitiva ermita de las Nieves, hoy sirve de granero o bodegas a unos familiares," está hablando sobre el año 1730. La familia del Castillo es propietaria hasta el siglo XX, que comienza la partición y venta, de todo los terrenos que van desde el cruce de la Aldea al mar, de las fincas situadas en los alrededores de la actual ermita de las Nieves, el almacén y vivienda que hoy conforman el actual restaurante "dedo de Dios", antes huertas y primer ingenio azucarero de Lugo. 
Doña Pura, viuda del Castillo, dona a la iglesia unos solares a mediados del siglo pasado, contiguos a la ermita de las Nieves, donde hoy en día se están realizando excavaciones arqueológicas, apareciendo restos de vasijas usadas en los ingenios azucareros, vestigios aborígenes y de los primeros asentamientos castellanos. No hay duda de que Pedro del Castillo está situando el antiguo fuerte en las Nieves, en las proximidades de la ermita. 


Ermita y excavaciones arqueológicas en sus alrededores.


Por otro lado la escritora de viajes inglesa Olivia Stone, en su libro "Tenerife y sus seis satélites" relata en el capitulo III, la visita que en el otoño de 1883, realiza a Agaete, hospedándose en la casa de la familia de D. Antonio de Armas, actual ayuntamiento. Describe el pueblo con todo lujo de detalles. En su visita a las Nieves, acompañado de D. Antonio de Armas y su hija va describiendo lo que va viendo, en las páginas 56 y 57 de la primera edición, versión inglesa dice: (mi agradecimiento a Laura Armas Montesdeoca, autora de la traducción del texto original ingles a castellano) 






 "Después del almuerzo D. Antonio y su hija nos lleva a dar un agradable paseo al mar. Cruzamos a la izquierda del valle, vamos por un buen camino al puerto, cuando nos acercábamos al mar vimos un inmenso campo negro de alrededor de media milla de largo. Esto a distancia parecía una erupción de lava, y así es, pero es también un cementerio Guanche, o para estar absolutamente acertado, un cementerio de antiguos canarios. Cuando nos acercamos también vinimos por detrás del refugio del acantilado al final del valle, y vimos a nuestra izquierda los restos del castillo de Alonso de Lugo, un edificio moderno - sólo 400 años - en comparación con el enterramiento de los canarios. Junto a ello hay un pequeño muelle, dando un buen lugar de anclaje para pequeños barcos. La fortaleza es muy pequeña, pero sin duda era suficiente para dar refugio a los 35 guerreros de Lugo. Los conflictos entre invasores y nativos fueron más notables por su feroz..." 



Esta fotografía datada más o menos el año de la visita de Olivia Stone, está hecha la primera fase del muelle, hasta la segunda planada 1877, y aun no se ha iniciado la ampliación de 1902, describe lo que Olivia Stone ve al llegar al final del valle.


Testimonio clave, que debe  su origen a las explicaciones que su acompañante,  el erudito D. Antonio de Armas le iba dando sobre lo que iban encontrando. Tenemos que lo que pudiera ser  la fortaleza se encontraba a la izquierda, tras girar el refugio del acantilado (el roque Antigafo) del camino a las Nieves, junto al pequeño muelle.

El escritor y viajero ingles George Glas, en su obra, "The History of the Discovery and Conquest of the Canary Islands", escrita en 1764, dice:
"Gaete, o Agaete, en el noroeste de la isla, es un puerto con una fortaleza para su defensa. Sólo lo frecuentan barcos que transportan provisiones, etc., de aquí a Santa Cruz de Tenerife. La zona en los alrededores tiene bastante agua y abundante frutales, desde Agaete hay un camino a Las Palmas."

Por tanto tenemos, no solo la tradición oral, los escritos de los visitantes, historiadores y la lógica militar, sino los testimonios de los propios conquistadores que la sitúan próxima a la orilla del mar, recordemos que en tiempos de asedio y hambre comían burgaos y lapas, cerca del actual "muelle viejo".

La descripción más amplia que se conoce de la torre de Agaete nos la da el médico e historiador teldense Tomas Marín de Cubas, en su libro "Historia de las siete islas Canarias",  del siglo XVII :


"....es cuadrada de a 25 pasos quadra, por de fuera tiene muchos paredones, y casillas llenas de huesos de gentiles; es toda de piedra sola igualmente puestas las piedras que parecen de una sola, tal es su igualdad, y ajuste sin / mezcla de barro ni tierra de grueso de dos varas o siete palmos muí largos, de ella al mar se sigue un paredón con saeteras a modo de muralla la puerta angosta a la parte del sur en ella se fabricó el fuerte subiéndola de tapias, y maderos tablas de palma, y en dos meses se acabo . Puso en ella Pedro de Vera veinte hombres, y por alcaide a el capitán Alonso Fernarzdez de Lugo dejandole la orden mas conveniente dio la vuelta a el Real de Las Palmas."


Otra vez nos habla de un paredón al mar con saeteras, por lo que no debe de estar muy lejos de este, se puede interpretar que el paredón que parte de la fortaleza al mar, con saeteras, es con vista a su defensa de ataques desde el mar, no olvidemos que los portugueses están al acecho y meses antes habían intentado desembarcar en Agaete.(Abreu y Galindo, Historia de la conquista de las siete islas de Canarias, capitulo XI)

La traducción de Cairasco de Figueroa de la Gierusalemme liberata de Torcuato Tasso, que permaneció inédita hasta que el profesor Alejandro Cioranescu la presentó en 1967 bajo el título, "Jerusalén libertada", que hoy se encuentra en la Biblioteca Nacional de Madrid. Se nombra al final de la octava 61 del Canto XV (que es un largo excurso sobre Canarias que insertó Cairasco en la obra del italiano). Dice así la octava, donde de nuevo se hace referencia a la torre de Agaete:



Una alta torre en sitio acomodado,

al occidente de Canaria veo,

obra del generoso Adelantado

que a los ilustres Lugo da trofeo.

No lejos de ella, junto al mar, fundado

se verá el soberano mausoleo

de aquellos caballeros militares,

que el nombre han de ilustrar de Palomares.


 (Antonio Henríquez Jiménez , Vegueta: Anuario de la Facultad de Geografía e Historia, ISSN 1133-598X, nº 14/2014, págs. 289-302)

Documentos encontrados en archivos de la Cancillería de Granada, pleitos relativos al ingenio azucarero de Agaete de la época y las recientes excavaciones en las proximidades del restaurante "dedo de Dios", aportan nuevos testimonios, indicios y datos, que demuestran que "el pequeño primer ingenio azucarero se construyó cerca del mar, al lado de la primera fortaleza que habían construido, a la derecha de un arroyo mirando desde el mar."
Por lo que hoy es la actual carretera de las Nieves, corría un barranco o arroyo según los planos ingleses de principios del siglo XIX, que desembocaba en el mar, en las proximidades de la ermita de Las Nieves, siendo el camino real a la playa por la parte de arriba del actual parque de la "Palmita", hasta principios del siglo XX que se hace la actual carretera sobre el lecho de aquel antiguo arroyo.
En este mapa de la marina inglesa de 1834, podemos ver los dos ramales en que se dividía el actual barranco, a la izquierda el arroyo que transcurre por la actual carretera de las Nieves y que desemboca donde se encuentra el actual muelle viejo.

En las excavaciones que se llevaron a cabo  hace unos años para colocar los depósitos subterráneos de recogida de basura, que se encuentran  en las proximidades del restaurante "dedo de Dios", aparecieron varios moldes de cerámica de los utilizados para hacer las balas de azúcar, prueba de que el primer ingenio azucarero, se encontraba en las proximidades de la actual ermita de las Nieves.



Vasijas para hacer las piedras o balas de azúcar,  foto tal como aparecieron en las proximidades del restaurante "Dedo de Dios".

Aunque la última palabra la tendrán que tener los arqueólogos o la aparición de documentos en algún archivo perdido, que nos confirme el lugar donde estaba, a la vista de los datos expuestos, se puede establecer una hipótesis bastante verosímil sobre la posible ubicación de la primitiva fortaleza:
La pequeña torre o fuerte debió estar a cubierto de cualquier sorpresa ya que pasó mucho tiempo sitiada y aguantaron. Se encontraba muy cerca de la orilla del mar, resistieron el asedio según los propios testimonios de la época, comiendo "lapas y bulgaos", a la vez debería servir de defensa de los desembarcos y embarques de botines y provisiones para los barcos y las tropas. A finales del siglo XIX, durante la visita de Olivia Stone, aún estaban  sus restos a la vista, cerca del muelle viejo y de la actual ermita de las Nieves, según el escritor George Glas, la fortaleza servia para defender el puerto natural.
Por lo que siguiendo el principio de  la navaja de Ockham, método según el cual, la explicación más sencilla suele ser la más probable, repito como hipótesis, podemos situar la fortaleza del Capitán Alonso Fernández de Lugo, en un circulo muy cercano al mar, que incluye el actual restaurante "Dedo de Dios" y los alrededores de la ermita, pudiendo ser la edificación que relata Olivia Stone,  la esquina que da al muelle del restaurante "Dedo de Dios" o la actual oficina de turismo, su  trasera o la antigua edificación que había enfrente ya desaparecida y que se muestra en la foto de la época, anteriormente expuesta. Si damos como valida la descripción que hace Olivia Stone, "a la izquierda despues de doblar el acantilado", llegando a las Nieves, junto con otro testimonios que lo sitúan junto al muelle, hay muchas probabilidades que se encontrara en el solar que ocupa el actual restaurante "Dedo de Dios".



Excavaciones de los alrededores de la ermita, se observan restos de  construcciones antiguas.


Era una practica antigua usar las construcciones en ruinas como cantera de las nuevas edificaciones y probablemente eso se hizo con los restos de la Torre de Agaete.
Tendrán que ser los arqueólogos los que tengan la última palabra. Esperemos que algún día nos den una sorpresa como el reciente hallazgo de uno de los primeros ingenios azucareros del siglo XVI, en las Candelarias.


.......ooooo.......






martes, 6 de diciembre de 2016

1931, PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA Y PROHIBICIÓN DE LA PROCESIÓN DE LA VIRGEN DE LA CONCEPCIÓN.


El  12 de abril de 1931, tienen lugar las elecciones municipales que en Agaete no se celebran porque solo hay una candidatura presentada, la monárquica, lo mismo sucede en catorce municipios más de la isla. Los concejales al no tener contrincantes, son proclamados el domingo anterior, 5 de Abril de 1931, por el articulo 29 de la ley electoral.


Relación de concejales elegidos en Agaete, elecciones municipales abril de 1931. (la voz del Norte)

La instauración de la república el 14 de abril de 1931, se celebró en el pueblo como era costumbre con la banda de música recorriendo las calles acompañada de numerosos vecinos, "republicanos de ultima echadura", finalizando en el ayuntamiento, donde fueron obsequiados  con pastas y licores, en especial el afamado "ron del ancla", según la prensa de la época.

Proclamación de la república en Agaete.

El nuevo ayuntamiento, monárquico en una España republicana y con el rey en huida hacia Italia, dura poco, porque la izquierda en un comportamiento poco democrático según algunos historiadores (Agustín Millares), maniobra al vencer los republicanos a nivel nacional y consigue la anulación de las elecciones en Agaete y catorce municipios más de la isla donde no tenían representación, nombrándose una gestora que dimite tras unos días, el único acuerdo que hace esta gestora es cambiar el nombre a varias calles, la plaza pasa a llamarse "Plaza de la Libertad", la calle XIII de septiembre, pasa a "14 de Abril" y la calle la Concepción, calle de "Galan y Hernandez", oficiales del ejercito que se habían sublevados contra la monarquía en 1930. Se nombra otra nueva presidida por el médico de tendencia progresista D. Víctor Mendiola Alvarez, repitiéndose las elecciones el 31 de mayo, presentándose nuevamente una sola candidatura, pero esta vez pactada entre monárquicos y republicanos, aunque solo hay un federal y un independiente, el resto son los mismos monárquicos de Abril, ahora llamados "Radicales", resultando elegido alcalde, D. José Armas Galvan,  este ayuntamiento continua hasta las elecciones de 1936, y algunos de sus concejales siguen con el régimen de Franco durante muchos años e incluso colaboran en la represión posterior al golpe de estado del 18 de julio de 1936.

La llegada de la república y sus nuevas leyes, el apoyo del gobernador civil, Bernardino Valle, autentica autoridad republicana, y la llegada al pueblo de un nuevo farmacéutico, joven de tendencia anarquista, Fernando Egea Ramirez, que se convierte rápidamente en un líder sindical, organizando e instruyendo a las clases trabajadoras, el viejo poder caciquil reinante se empieza a resquebrajar.

LA SUSPENSIÓN DE LA PROCESIÓN DE LA PATRONA DE AGAETE.




El dia 7 de Diciembre de 1932, se recibe en el ayuntamiento un telegrama procedente del gobierno civil, en el que el Gobernador ordena al alcalde, comunicar al párroco, la suspensión de la procesión de la  Virgen de la Concepción del día 8 de diciembre, patrona de la villa, a petición de vecinos de la localidad,(republicanos de izquierda) por motivos de orden público, aunque detras de todo está el intento republicano de poner en practica las nuevas leyes que daban un carácter laico al nuevo régimen. La orden es trasladada al cura párroco de inmediato.


Telegrama procedente del Gobierno Civil, ordenando la suspensión de la procesión de la Inmaculada, (Archivo municipal).


El día 8 festividad de la Inmaculada Concepción, con la iglesia llena a rebosar, el párroco, D. Juan Hernandez Quintana, en su homilía desde el púlpito, advierte a los feligreses la prohibición gubernativa de sacar a la patrona a la calle, formándose un gran alboroto, al terminar la función religiosa la multitud rodeo el trono, el párroco les lee el oficio en el que el alcalde, siguiendo ordenes del Gobernador, le había prohibiendo sacar a la  Inmaculada a la calle.

Escrito del párroco dando cuenta del incidente. (Archivo Municipal)

Aun a pesar de las advertencias del cura, la multitud coge a la virgen en volandas  y sacan la procesión de la Inmaculada por las calles del pueblo, haciendo caso omiso a la prohibición gubernamental y efectuando el recorrido habitual entre cánticos y rezos.  
El párroco temeroso de la que se le venía encima da cuenta inmediatamente al alcalde, escudándose que él no acompañó el acto y que se había negado a sacar la cruz alzada para presidir dicha procesión, manifestando que la procesión se había desarrollado sin incidentes en la vía pública.

El alcalde el mismo día 8, da cuenta al Gobernador Civil, poniéndose en marcha un expediente administrativo que termina con una multa al párroco, al igual que a el de Teror y el del Puerto de la Luz, por hechos similares.



Protesta en la prensa nacional, ABC, por la multa a los curas por sacar procesiones.




Cuatro días despues del 8 de diciembre, la izquierda republicana ya perfectamente organizada a través del sindicato SOVA, (sociedad de oficios varios de Agaete),  remite este curioso escrito al ayuntamiento en el que le piden que la calle León y Castillo de la villa cambie su nombre, "por ser un cacique de triste recuerdo para los trabajadores canarios, proponiendo que se llame Pablo Iglesias". 
El clima entre monárquicos, derechas, católicos militantes y la izquierda republicana, en el pequeño pueblo de Agaete había empezado a enrarecerse, acrecentándose en los siguientes cuatro años, culminando en los tristes sucesos que comienzan  a partir del verano de 1936.  


Dando cuenta del incidente de la procesión al Gobernador Civil. (archivo provincial).

miércoles, 30 de noviembre de 2016

CUANDO LA HIJA DE FRANCO PASÓ LA LUNA DE MIEL EN AGAETE, 1950.



El 10 de abril de 1950, contrajo matrimonio la hija del entonces Jefe del Estado General Francisco Franco, en el palacio del Pardo, Madrid, con el X marqués de Villaverde, D. Cristóbal Martínez Bordiú.
Inician una larga luna de miel que comienzan en Portugal, continuando por Canarias, llegando el día 18 de abril a Las Palmas, invitados por Doña Pura, viuda del Castillo, tía del novio.
El día 20, visitan Teror y Tejeda, donde el gobernador civil les invita a un almuerzo en el parador de la Cruz de Tejeda. Por la noche ya en Las Palmas, la cena y el espectáculo folclórico en el Pueblo Canario corre a cuenta del ayuntamiento de la ciudad.
El 21, tempranito, los recién casados llegan a Agaete, invitados por el Capitán General de Canarias y máxima autoridad del archipiélago, Teniente General García Escamez,   que pasaba unos días en el hotel y balneario de los Berrazales junto a su esposa. Les acompañan desde las Palmas el hijo del Capitán General y su mujer.
La visita sorprende al  tranquilo pueblo de Agaete, la pareja se dirige al  Valle,  en los Berrazales son recibidos por el Capitán General García Escamez. Tras  contemplar  las hermosas vistas que el creador doto a este lugar, la comitiva se dirige a continuación al Puerto de Las Nieves.


Los Marqueses en las Nieves (montaje, no había móviles)

Tras la visita de rigor a la ermita de Nuestra Señora de las Nieves y 
admirar su tríptico flamenco de la mano del párroco D. Manuel Alonso Lujan, se dirigen al muelle viejo con el fin de pasar una mañana de pesca, sol y playa.
Era viernes 21 de abril, la mayoría de las mujeres y jóvenes del pueblo se encontraba trabajando en los numerosos almacenes de empaquetado de tomates, plátanos, en las fabricas de calzados o en las fincas que desde la orilla del mar hasta lo más profundo del valle  cubrían de eterno verdor este pedazo de tierra que llamamos Agaete, aun más resplandeciente y florido en aquella mañana de comienzo de la primavera. 

Almacén de tomates de Agaete años cincuenta.

La noticia de la presencia de los marqueses en el pueblo corrió como la pólvora, de almacén en almacén, de finca en finca, de casa en casa, alterando la tranquilidad tradicional de esta apartada villa.
Poco a poco la carretera de las Nieves se iba pareciendo a una romería de gente, medio pueblo traspuso rumbo a la playa.
Las muchachas de los almacenes de empaquetado, por su cuenta y riesgo, habían decidido abandonar los almacenes, no se que se fueran a quedar sin ver a la famosa pareja de recién casados  y para el muelle tiraron. Esa actitud les costo el salario del día, almeno a las de D. Antonio Rodríguez, almacén de la "Fontesanta", Lolita "la cotorra", "Lolita la del cañonero", "Pino la conene", las cuatro hijas de Casto, Ana, Violeta, Marina y Fela, Andrea, mi madre, y unas cuantas más. Cuando regresaron al almacén, D. Antonio no las dejó entrar, ese día se quedaran sin cobrar la mitad del salario por la curiosidad de ver a la pareja de moda. Contaba siempre mi madre, como anécdota de ese día, "Lolita la cotorra", se subió a unas cajas de tomates, se colocó una chaqueta del encargado al revés, se puso una peluca de tiras de plataneras en la cabeza y empezó a imitar a Doña Pura del Castillo, tía del marqués y como no podía ser de otra manera en un pueblo  tan burletero, doña Pura se quedó y siempre que se veían las amigas, hasta su muerte hace unos años, le llamaban Doña Pura.

La visita a Agaete en la prensa de la época.

El marqués, D. Cristóbal Martínez Bordiú, era aficionado a la pesca submarina y traía consigo todos los artilugios para dicho deporte. 
Los Manrique de Lara que eran los anfitriones en el pueblo, a través de su mayordomo, "Mastro Juan el de Hilario",  ya habían buscado  un joven pescador empleado suyo, D. Juan Suárez Candelaria, conocido como "Juanito el Ingles",  que junto con su padre y hermanos, tenían un pequeño bote a remos, con el  que completaban el salario familiar con la pesca, para que llevaran al marques a las mejores zonas de las Nieves, donde practicar la pesca submarina.
La mar estaba en completa calma, Juanito cargó en el bote al Marques y al hijo del Capitán General, los llevó bogando próximos a la orilla  por la zona de las "merinas", "roque partido", hoy más partido que nunca, rebautizado "dedo de dios". Entre inmersión e inmersión, cuando llegaron a la playa de Guayedra, ya tenían una caja de viejas, sargos y demás pescados, llena.

Juanito el Ingles.

Mientras en el muelle viejo, la marquesa, acompañada de la aristocracia de la isla, Manriques y  del Castillo, tumbada en una hamaca tomaba el sol entre chapuzón y chapuzón, en las frescas aguas de la bahía.
La Guardia Civil había organizado un cordón policial a la entrada del muelle, para evitar que el "goleor" pueblo de Agaete, que en peso estaba en las Nieves, molestara a la pareja.
Una vez finalizada la pesca y el baño, la pareja se trasladó a la "casa encarnada", residencia de la familia  Manrique de Lara,  en las Longueras de Agaete. Tras una comida ofrecida por el Capitán General de Canarias y la familia Manrique de Lara, donde no faltó un asadero de los pescados capturados por el marqués, al que habían sido invitados Juanito el Ingles y sus hermanos, pero que desistieron por no tener ropa adecuada según el propio Juanito, a última hora de la tarde la comitiva abandonó el pueblo rumbo a Las Palmas.

La casa de los Manrique en las Longueras.

Y esta es la breve historia de la luna de miel en Agaete, de la hija del "Generalísimo", Carmencita Franco Polo y el "Yernísimo".



Portada original de la boda, la del principio es un fake. --: )


Entrevista a Juanito el Ingles, Agaetespacioweb.com.