miércoles, 25 de enero de 2017

HISTORIA DEL PUENTE DE AGAETE Y SU LAMENTABLE ESTADO DE ABANDONO.

Procesión del 5 de Agosto, atravesando el puente, a principios del siglo XX,  (museo de la Rama).


El 10 de mayo de 1837, la Diputación Provincial de Canarias mediante decreto publicado en el Boletan Oficial de la provincia, autoriza  la construcción de un puente en el barranco que media entre la villa de Agaete y el embarcadero de las bahía de Las Nieves. 
El puente se construye con la ayuda de los vecinos, en el lugar donde en la actualidad se encuentra la tronera o glorieta de la Aldea. Era conocido como el "puente de palo", por ser mayormente construido en madera y troncos procedente del pinar de Tamadaba.


A partir de dicho lugar el barranco se dividía en dos ramales, uno transcurría por el actual cauce con ligeras variaciones y otro por la actual carretera de las Nieves, que ademas recogía las aguas de los barranquillos del Moro y la Palmita.

Mapa realizado por el Teniente Arlett, de la  armada inglesa en 1834, donde observamos los dos ramales del barranco, así como la enorme playa de arena hasta Guayedra.

El 19 de Febrero de 1896, un temporal de agua y un gran barranco destrozan el viejo "puente de palo" y más de 250 metros  del camino a las Nieves, fincas aledañas, etc., desviándose por donde lo conocemos en la actualidad. Quedando el puerto y el pueblo incomunicados, causando grave perjuicio a la economía de la comarca.
La solidaridad nacional no se hizo esperar, gracias a la intervención del exministro Fernando León y Castillo y la Reina María Cristina, las obras de reparación de los daños y la construcción de un nuevo puente se pusieron en marcha rápidamente, según los planes ya previsto por el ministerio de  fomento de 1864 y plan insular de 1877, de construcción de la carretera de Las Palmas-Guía-Agaete.
El nuevo puente se construye en las proximidades de la iglesia de la Concepción, al parecer según diseño del ingeniero D. Juan León y Castillo, ya que es gemelo del de "los tres ojos de Galdar" o el de San Andrés, proyectos de dicho ingeniero. De estilo neoclásico, no se escatiman medios y se construye según los principios de la burguesía del siglo XIX, se usan materiales nobles como la piedra labrada, con el objeto de embellecer y dignificar el entorno de la plaza e iglesia. Fabricado por los maestros canteros de la época, consiguiéndose un puente de gran belleza arquitectónica.
Construido sobre dos pilares centrales de bloques de piedra, en los que se sustentan tres grandes arcos y relleno de lajas.


El puente a principios del siglo XX.

El estado actual tras  116 años de su construcción es lamentable, me atrevería a decir que es incluso peligroso para quienes lo transita por arriba y por debajo.
El puente junto con nuestra iglesia, ermitas y el muelle viejo son nuestro mejor patrimonio etnografico, testigos mudo de los paseos nocturnos con nuestras primeros amores, de un beso robado,... 
Los sucesivos temporales, grandes barrancos y actuaciones municipales, no siempre bien acertadas, han ido ahondando el cauce del barranco, estando en la actualidad la cimentación donde se asienta los dos pilares centrales, al aire. Las inclemencias climáticas y el paso del tiempo han ido pasando factura a las piedras y al antiguo encalado que las protegía, dejando al descubierto las paredes y las lajas de relleno. 
En los años cincuenta del pasado siglo se realizó un encalado de parte de la cimentación, tras un temporal que los dejó al aire, es la única actuación de reparación de que se tiene conocimiento, ademas de subirle la altura al pretil, para salvar las chapuceras actuaciones de reasfaltados sobre las capas anteriores.


EL LAMENTABLE ESTADO ACTUAL DEL PUENTE



Comparativa de el estado original y el actual, se puede observar como en la actualidad ha bajado el nivel de barranco más de dos metros, dejando la  cimentación original al aire.






Como se puede observar en las imágenes anteriores, el puente esta con la cimentación, que es de piedra y barro fundamentalmente, al aire, un barranco grande imprevisto, puede hasta tirarlo al suelo. 






La perdida del encalado ha dejado al aire la piedra, provocando la caída de pequeñas lajas de relleno y la proliferación de vegetación.






Laurel de indias, creciendo en medio del puente, probablemente una raíz de los de la plaza.


 


Los sucesivos asfaltados de la calzada del puente, sin ninguna sensibilidad de conservación de la obra antigua, haciéndolos unos sobre otros, han dejado enterrada la piedra original vista. añadiéndose altura con hormigón de forma chapucera. 


El deterioro de algunas partes de la piedra de la bóveda es  evidente y preocupante.


Línea nivel del barranco en su construcción, según las fotos antiguas.

Es necesario una actuación urgente de conservación por parte de las administraciones, como se hizo en el de Galdar hace unos años, en este caso consejería de obras publicas del Cabildo de Gran Canaria, tratando de dejarlo lo más parecido al original. En cualquier momento puede acaecer un gran temporal que termine por dañarlo definitivamente o caída de una piedra que cause una desgracia.





Pues eso a aplicarse y hacer los deberes, que mala son las hemerotecas........ , los otros y los otros y los del más allá, tampoco han hecho nada por esta obra emblemática.









No hay comentarios:

Publicar un comentario